8 criptomonedas para invertir creadas en Latinoamérica

Si algo han demostrado las criptomonedas hasta ahora, aparte de su carácter descentralizado, se trata de su carencia de límites fronterizos. Estas permiten realizar transacciones desde cualquier parte del globo y con tasas de transacción muy bajas, motivo por el cual tiene tantos aficionados y detractores por igual, en este sentido en Latinoamérica han nacido varias criptomonedas para invertir con el fin de aplicar estos beneficios en la región.

Criptomonedas para invertir en Latinoamérica

De igual forma, como es bien conocido, el sistema criptoactivo carece de un ente central, es decir que cualquier persona (siempre y cuando las autoridades de este país no lo prohíba, y aún así eso no es tarea fácil) puede comercializar con criptomonedas sin importar donde este se encuentre, mientras cumpla un requisito indispensable: tener conexión a Internet.

Criptomonedas nacidas en Latinoamérica

Crear una criptomoneda no es una tarea sencilla, para llevar a cabo una tarea de tal magnitud hay dos posibilidades, crearlas desde cero como lo hizo Satoshi Nakamoto  con el Bitcoin; o, recurrir a servicios para crear blockchains. En cualquier caso, y por más complicado que sea, ya es un tema que cada vez se convierte en dominio colectivo. Latinoamérica no escapa de esta tendencia financiera que tanto llama la atención en el mundo, entre las que se han desarrollado en esta región se encuentran:

KTV

KTV o Kmushicoin es la criptomoneda más relevante en Colombia hasta el momento. Este activo digital nació en Boyacá y fue desarrollada con un objetivo ecológico, un hecho que da de qué hablar en un momento en el que se juzga a otras como el Bitcoin, la cual se ha ganado cierto rechazo por el impacto de su minería en el medio ambiente. Según sus propios creadores, esta es la primera criptomoneda ambiental en el mundo.

El objetivo de la KTV es vender acciones de la empresa Tierra Viva, la cual se dedica al tratamiento de residuos sólidos a través del uso de escarabajos adquiridos en Japón. De este país, además se inspira el nombre de esta criptomoneda, que en español significa “escarabajo de cuernos”. Actualmente, más de 5.000 personas en distintos países como Brasil, Estados Unidos, entre otros, hacen uso de esta criptomonedas para invertir en Latinoamérica. El precio actual es de 0,85 dólares.

BOLI

Su nombre es la abreviación de Bolivarcoin, le debe a su nombre a Simón Bolívar y fue creada en 2015 en Venezuela por un desarrollador anónimo, autodenominado Satoshisimon Bolivarmoto.  Un juego de palabras entre el nombre de uno de los personajes más icónicos de la historia de este país y Satoshi Nakamoto. Se trata de la primera criptomoneda fundada en Venezuela, y una de las primeras en Latinoamérica.

Esta propuesta de este activo digital fue definida como un modelo descentralizado, caracterizado por su sistema persona a persona. Su objetivo fue proveer a su país de una alternativa financiera, para ofrecer una solución estable a la crisis económica que enfrenta este país desde hace algunos años. Lamentablemente, no solo es poco conocida, además está enlistada en pocos exchanges, de igual forma su valor es muy bajo y ronda actualmente los 0,005 centavos de dólar.

NBR

Conocida en el sistema criptoactivo como Niobio, se trata de una criptomonedas para invertir en el sector minero de brasil. La misma cuenta con su propia red blockchain y fue diseñada para apoyar la economía de Brasil. En este sentido, su objetivo es aportar el 5% del total de NBR para la exploración de terrenos ricos en minerales en el país.

Niobio se encuentra en el lugar número 305 en el rating global de criptomonedas y su precio al momento de realizar esta nota es de 0,23 dólares. El propósito de esta moneda es convertirse en un activo digital del mismo valor que el real, moneda de circulación en Brasil. Actualmente no se encuentra en muchos exchanges, puesto que han decidido invertir sus esfuerzos en estabilizar su valor para hacer frente a la volatilidad del mercado criptografico. (hopeclinical.com)

JAC

Jaspercoin, conocida en el ecosistema criptoactivo como JAC, es una criptomoneda nacida en argentina la cual fue dotada con una red blockchain propia bautizada Jasper. Fue desarrollada con el objetivo de potenciar medianas y pequeñas empresas (pymes), emprendedores y usuarios en general a través de programas de lealtad. Donde estos factores podrán ser recompensados con incentivos en descuentos o criptomonedas.

Además, se ha autodenominado como una blockachain ecológica puesto que puede ser minada por ordenadores modestos, e incluso, sus desarrolladores proveen de dispositivos preparados para minar esta cripto conocido como, este hardware es conocido como Jaspberry. Así mismo, cuentan con su propia billetera llamada Jasperpay, compatible con Bitcoin, Bitcoin Cash y operativa para iOS y Android.

Agrocoin

Se trata de la primera criptomoneda agrícola nacida en México y registrada a nivel mundial. Su desarrollo fue respaldado por la firma mexicana Amar Hidroponia a finales del 2017, la cual fue desarrollada bajo el objetivo de financiar la producción de chiles habaneros, en este sentido, su valor se basa en las hectárea de producción de este ají. De esta forma buscan fortalecer el trabajo en los campos mexicanos.

Agrocoin tiene en su haber 50 hectáreas para potenciar el cultivo hidropónico de chile habanero, las cuales se ubican en la población Leona Vicario, Municipio Benito Juárez en Quintana Roo. Esta es una criptomoneda para invertir en México en un formato de p2p.

Lekcoin

Se trata de la primera criptomonedas para invertir diseñada en Perú en el 2018, la misma fue desarrollada por un grupo de profesionales en el sector tecnológico. Su desarrollo cumple con el ideal descentralizado de este tipo de activos digitales. El objetivo de la misma es resolver la problemática de pasar del uso como “almacenamiento de valor” a un uso transaccional.

Desde su etapa inicial pretendía convertirse en un activo de reconocimiento nacional e internacional y usado por locales y comerciantes. Así mismo, buscaban generar demanda a través de una base de usuarios propietarios de criptomonedas. Además de ofrecer educación en el sistema criptográfico.

SOYA

Una empresa nacida en Argentina durante la pandemia, creó a Soya, un activo digital cuyo valor rompe con los esquemas de las propuestas en el entorno criptografico para convertirse en la primera criptomoneda para invertir en la soja. De esta forma no será necesario formar parte de la cadena de producción y comercialización de este producto, pero a su vez será este el que le confiara valor a este activo. Una unidad de Soya se prevé como el equivalente a una tonelada de Soja.

La empresa detrás de este token es Agrotoken, quien basándose en el valor de la Soja, el valor de esta criptomonedas para invertir rondaría los 520 dólares. Con esta innovación, los productores agropecuarios se encuentran con una nueva oportunidad de negocios, que les permitirá realizar transacciones directas basadas en su producción. De esta forma podrán invertir, intercambiar, inclusive comprar y vender activos reales pagando con más activos reales.

BRZ

Es también conocida como Brazilian Digital Token, es una stablecoin desarrollada en Brasil, se trata de un token ERC20, una denominación que se le con fiere a los tokens creados a partir del ecosistema Ethereum. Esta, como ya sabemos, no es la única creada en este país y al igual que su predecesora, pretende mantener una equivalencia 1:1 con respecto a la moneda de su territorio de origen. Hasta ahora no está disponible en demasiados exchanges, por lo que Bittrex es por los momentos uno de los pocos grandes que ofrecen este token.